“—Cuando yo uso una palabra —dijo (Humpty Dumpty) en un tono bastante desdeñoso— significa lo que yo decido que signifique, ni más ni menos.
—La cuestión es —dijo Alicia— si usted puede hacer que las palabras signifiquen cosas tan diferentes
—La cuestión es —dijo Humpty Dumpty— saber quién es el amo, eso es todo”

Lewis Carrol, Alicia a través del espejo

sábado, 22 de octubre de 2011

El Extraño Caso de Dr. Jekyll y Mr. Hyde de Robert L. Stevenson y Mary Reilly, de Stephen Frears.

Los alumnos de Quinto año trabajaron con la novela de Robert L. Stevenson: El extraño caso de Dr Jekyll y Mr Hyde y la película de Stephen Frears Mary Reilly basada en la novela homónima de Valerie Martin. El siguiente texto pertenece a la alumna Paula Albin. Esperamos que lo disfruten:

EL PROBLEMA DEL DOBLE EN STEVENSON Y FREARS
por Paula Albin

La película Mary Reilly, del año 1996 y dirigida por Stephen Frears, está basada en una interpretación de Valerie Martin acerca la obra El extraño caso del doctor Jekyll y Mr. Hyde de Stevenson y asume el punto de vista de uno de sus personajes testigos: la empleada doméstica. Si bien su ambientación es la misma, es decir, ubicada en la época victoriana, en la cual surgía la delincuencia debido al crecimiento de las grandes ciudades, su focalización es distinta. El primer texto se enfoca más en el aspecto emocional de los personajes, mientras que el segundo y original, está centrado más en el elemento misterioso del caso y en su descubrimiento. En esta comparación se analizarán los paralelismos y diferencias de estas obras.
Las acciones son llevadas a cabo en la Inglaterra victoriana de fines del s. XIX. En el libro se usan distintas estrategias para describir un ambiente con abundantes claroscuros: el autor describe lugares muy iluminados y con mucho movimiento, en contraste con otros en su cercanía que se ven lúgubres y demacrados, para lo que se utilizan distintas comparaciones como, por ejemplo, allí donde se encuentra el edificio donde más tarde se oculta el señor Hyde:
“La calle lucia en contraste con sus alrededores deslucidos como el fuego en la espesura de un bosque, [...] un todo limpio y alegre, conjuntado, prendía y regalaba los ojos del paseante. Pasadas dos puertas de una esquina, la línea de casas se quebraba en un callejón cerrado y ahí mismo tendía su alero sobre la calle la mole de un edifcio siniestro.”
Aquí también se muestran los recursos que utiliza el autor para describir ambientes y personajes, usando imágenes sensoriales y comparaciones. Por ejemplo, Hyde es más tarde comparado con el mismo Lucifer.
En la película, en cambio, se utilizan otras estrategias y se muestra un ambiente permanentemente gris y monótono. Un aspecto que ambos textos comparten es la intensa bruma, típica de Londres.
En la película, el contraste es creado por el color rojo que se presenta en diferentes ocasiones, entre ellos, en el mismo cabello de la protagonista. También se usan los recursos auditivos para remarcar el contraste en la obra.
En ambos textos se vincula el desdoblamiento con la metamorfosis del cuerpo, sin embargo, en la película, debido al factor emocional presente, se muestra a un señor Hyde que contradice su propia naturaleza por el amor, volviéndose un poco más Jekyll, y un poco más humano que en el libro. Es decir, en la película, se muestran como individuos aún más cercanos, incluso se remarca esto a través del parecido entre los dos personajes ya que utiliza al mismo actor, parecido que uno de los personajes secundarios menciona en una escena. En el libro, sin embargo, se lo muestra como identidades totalmente distintas, y Hyde es descripto como un ser muy difícil de describir con palabras. Frente a él sólo puede explicar la sensación de rechazo que causa, lo que deja su apariencia a la imaginación del lector:
“El señor Hyde era pálido y diminuto, daba la impresión de una deformidad que no residía en nada concreto [...] y no todo ello junto bastaba para explicar aquella aversión, repugnancia y miedo singulares que permanecían impresos en la mente de Utterson.”
Como una película es un texto multimedial, representar esta descripción se volvería muy difícil sin mostrar la cara del personaje en ningún momento, de modo que ésta fue ocultada solamente hasta cierto punto. Así se le permite al espectador imaginarlo parcialmente generando la intriga y el suspenso presentes en la obra.
Finalmente, el propósito de ambos textos en general parece ser diferente. En la novela, si bien Jekyll explica al final su experiencia en primera persona acercándonos sus emociones y sentimientos, a lo largo de la obra se presentan otras voces de otros testigos (Lanyon, Utterson, etc.) que, paulatinamente, van reconstruyendo los hechos a modo de un caso policial. Por el contrario, la película está más centrada en lo emocional, en el amor y en la ajenidad presente en todas las personas, representadas por Jekyll y su otro yo: Hyde pero también por Mary Reilly y su relación con su padre que afectará su relación con los hombres en general.
Esto último se evidencia en el amor que Mary siente por Hyde, su deseo hacia él que se evidencia sobre todo en sus sueños. Esto es una parte de ella que debe reprimir en la vigilia  y, por lo tanto se manifiesta en los sueños.
En conclusión, Mary Reilly acerca el espectador al desdoblamiento de los seres humanos aún más que la novela, en la que se evidencia en un hecho extraordinario, que es la transformación del Doctor Jekyll en el Señor Hyde. Quizás Stephen Frears quiere demostrar que, en realidad, tener una identidad como Hyde dentro de nosotros es más común de lo que creemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario